Muchos papeles pero poca plata: Cajeros llenos y billetes de $100 que nadie quiere

Economía 08 de julio de 2021
Los problemas del manejo del efectivo en la Argentina.
economia plata

Los pesos perdieron poder de compra por el efecto de la alta inflación y los sucesivos saltos en el valor del dólar. Ese menor valor se evidencia en los reclamos para reabrir paritarias o en los sucesivos bonos extra que el Gobierno crea para “conservar el poder adquisitivo”. A nivel bancario, sin embargo, la erosión que sufrió el peso se puede palpar en otro fenómeno: el rechazo a los billetes de $100.

 Si bien en la gestión del macrismo en el Banco Central (BCRA) se emitieron billetes de $200, $500 y $1000, los papeles de $100 representan hoy el más del 40% de todos los que circulan en el país. Con más de 2700 millones de unidades son, por lejos, los más numerosos. En segundo lugar aparecen los de $500, con más de 1100 millones de unidades, que representan el 17% del total en circulación.

La abundancia de billetes de baja circulación es evidente. Entre los billetes de $5, $10, $20 y $50, suman más del 20% de los papeles que están en la calle. Si a eso se suman los de $100, se evidencia que el 60% de los billetes que hoy pasan por las manos de los argentinos valen menos de 60 centavos de dólar.

Para los bancos, manejar esa cantidad de billetes de baja denominación es un problema porque genera costos. Las dificultades se renovaron en junio y julio por el pago del aguinaldo. Si bien las entidades se preparan para ese momento y sus tesoros prevén el abastecimiento de cajeros automáticos y terminales de autoservicio, la recarga se debe realizar con mayor frecuencia para atender los momentos de alta demanda. Algo similar sucede, por ejemplo, en los días previos a los fines de semana largos.

Esa reposición permanente genera a las entidades gastos de traslado y custodia en las transportadoras de caudales, que terminan siendo los grandes ganadores del circuito, ya que los billetes chicos desaprovechan el espacio en los camiones y se deben pagar más viajes para mover la misma cantidad de dinero distribuida en mayor número de papeles.

Desde hace tiempo, el BCRA no les recibe a las instituciones financieras el sobrante de billetes y son ellas las que deben encargarse de guardarlos o distribuirlos. Allí se enfrentan a un doble problema. Por un lado, la falta de espacio físico para almacenar billetes que son muchos en cantidad pero representan poco dinero en tanto poder de compra. Por otra parte, los clientes buscan papeles de mayor denominación, precisamente porque $100 ya no valen lo mismo que hace algunos años.

Te puede interesar