Jubilados y pensionados: cuánto perderán contra la inflación en 2021 con la nueva Ley de Movilidad

Actualidad 20 de agosto de 2021
En el primer semestre del año, los haberes previsionales perdieron cerca de cinco puntos con respecto a la inflación para el mismo período
jubilados
jubilados

El Gobierno oficializó el aumento para las jubilaciones, pensiones y asignaciones del 12,39% a partir de septiembre. De esta forma, se cumple con la suba prevista de acuerdo a la nueva Ley de Movilidad que implementó la administración de Alberto Fernández, con aumentos trimestrales. A partir del mes próximo, la jubilación mínima alcanzará los $25.922, mientras que el haber máximo se ubicará en los $174.433.

De acuerdo a Eugenio Semino, titular de la Dirección de la Tercera Edad de la Defensoría del Pueblo, en el primer semestre del año las jubilaciones perdieron unos cinco puntos con respecto a la inflación para el mismo período. Los reajustes de marzo y de junio fueron del 8,07% y del 12,12% respectivamente —el acumulado llegó al 21,17%— mientras que la inflación se ubicó en el 25,3% durante el mismo período, detalló.

Existe un apartheid etario en la Argentina. No reconocido por su sistema político ni sindical y, desgraciadamente, naturalizado por la sociedad (Semino)
 
“En 2020 los jubilados perdieron en promedio entre 5 y 10 puntos porcentuales según las categorías porque se dieron por decretos índices diferenciados y las jubilaciones venían de perder 19,5 puntos porcentuales en el periodo entre 2018 y 2019. Es decir, en el acumulado respecto a inflación nivel general los haberes perdieron un 40% de su poder adquisitivo. Respecto a canasta del jubilado, está más cerca del 50%”, indicó Semino.

“Todo esto en un escenario de pandemia, donde el 83% de los más de 109.000 fallecidos son adultos mayores, y que aquellos que tenían ayuda de la familia vieron que disminuyó o se perdió por la pérdida de ingresos”, agregó. Semino denunció que existe un “apartheid etario” en la Argentina. “No reconocido por su sistema político ni sindical y, desgraciadamente, naturalizado por la sociedad”, señaló.

 En septiembre se aplicará por tercera vez la fórmula de movilidad vigente (Nicolás Stulberg)
El economista Ramiro Castiñeira, de la consultora Econométrica, analizó que los cuatro aumentos acumulados (de septiembre de 2020 a septiembre de 2021) implican un alza del 43% de las jubilaciones. Si se estima una inflación mensual del 3% para los meses de julio, agosto y septiembre, se acumularía una inflación del 52,5% en el mismo período, lo que implica que las jubilaciones tendrían una pérdida del 6,2% en términos reales entre septiembre de 2020 y septiembre de 2021.

Desde el cambio de la ley de movilidad, aprobado a comienzos de este año, los haberes se actualizan en forma trimestral de acuerdo al resultado de una fórmula que combina un 50% de la evolución de los salarios formales (la más alta entre el Ripte que mide el Ministerio de Trabajo o el índice del Indec) y un 50% de la recaudación de la Anses.

La tercera actualización jubilatoria derivada de la nueva ley de movilidad, con un 12,4% desde septiembre, se encuentra por encima de las expectativas de inflación para el período julio-septiembre
Con todo, desde el Centro de Economía Política (CEPA) detallaron que la tercera actualización jubilatoria derivada de la nueva ley de movilidad, con un 12,4% desde septiembre, se encuentra por encima de las expectativas de inflación para el período julio-septiembre, comparable con el período alcanzado por la movilidad.

La inflación estimada en el Relevamiento de Expectativas de Mercado del Banco Central (REM) para el período que va de julio a septiembre es de 8,6%: esto representa 4 puntos porcentuales menos que la movilidad. De esta forma, según analizaron desde el CEPA, se compensaría la inflación pasada.

“Estos guarismos implican una recuperación real de las jubilaciones, pensiones, AUH y demás para el trimestre de 3,5%. Aunque es prematuro, se estima que, la fórmula para la actualización de diciembre también podría tener un muy buen desempeño, considerando que la reapertura salarial afectaría positivamente sobre los indicadores de salario y la reactivación hará lo propio sobre el indicador de recaudación”, señaló el informe del CEPA.

El Gobierno incluyó dos bonos de $1.500 en abril y mayo de 2021 para jubilaciones de hasta $30.856. Para compensar el segundo trimestre, se pagó un bono de $5.000 en agosto
Si se analizan por separado, las primeras dos actualizaciones jubilatorias resultantes de la nueva fórmula tuvieron un comportamiento dispar: la primera quedó por debajo de la inflación, mientras que la segunda la superó levemente. El aumento de 8,07% se aplicó en marzo furente a una inflación de 12,9% entre enero y marzo de 2021. Mientras que, en el segundo caso, 12,12% de aumento versus 11% de inflación para el período que va de abril a junio.

“Tanto en la primera movilidad como en la segunda de 2021, el componente salario motorizó al alza la fórmula, mientras que la recaudación tuvo un desempeño menor”, indicaron desde el CEPA. Para compensar el desfasaje de la primera movilidad, el Gobierno incluyó dos bonos de $1.500 en abril y mayo de 2021 para jubilaciones de hasta $30.856. Para compensar el segundo trimestre, se pagó un bono de $5.000 en agosto. Pero no fueron cobrados por todos los jubilados y pensionados, sino solo por aquellos que cobran los haberes más bajos.

Según estiman desde el centro de estudios, en los primeros nueve meses de 2021 el aumento de las jubilaciones y pensiones alcanzará 36,2%, mientras que la inflación sumaría 36,1%.

Si se compara cómo hubiese resultado la actualización jubilatoria en 2021 en caso de haberse mantenido la fórmula del Gobierno de Mauricio Macri (que combinaba 70% inflación y 30% salarios) el resultado obtenido es 33,6% en los primeros 9 meses versus 36,2% con la nueva fórmula.

Te puede interesar