Garbarino se presentó en concurso y depende de sus acreedores

Economía 18 de noviembre de 2021
La empresa envió el viernes 1800 telegramas de despido y ahora busca renegociar todas sus deudas
Garbarino

La crisis sin fin que enfrenta Garbarino sumó un nuevo capítulo. La cadena de electrodomésticos que el último viernes envió 1800 telegramas de despido se acaba de presentar en concurso preventivo. La presentación se realizó ante el juzgado N°14, aunque la idea de la compañía es unificar la causa en el juzgado N°7, que es el mismo que tramita el concurso de Compumundo, otra de las sociedades controladas por el grupo Garbarino.

“Era una medida medio obvia porque no nos queda otra alternativa. No podemos hacer magia, porque no tenemos los locales abiertos, así que la única opción que tenemos es presentarnos en concurso”, explicaron en la empresa. La presentación en concurso se suma a la decisión que tomó la compañía de desprenderse de dos tercios de su fuerza laboral, para lo cual el último viernes se enviaron 1800 telegramas de despido. Unas horas después el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria por un plazo de quince días hábiles, aunque en Garbarino aseguran que se trata de una decisión imposible de dar marcha atrás.

“Agarramos una empresa que ya estaba quebrada y no pudimos recuperarla, así que la única forma que tenemos de asegurar la supervivencia es achicándonos”, explicaron en la compañía.

Los problemas que enfrenta Garbarino no son nuevos y la empresa les adeuda a sus empleados los sueldos de los últimos seis meses.

“Dicen que dejan a disposición las liquidaciones finales con media indemnización por emergencia y lo único que hacen es darte el papel, pero no el dinero”, se quejó un trabajador de Garbarino que se contactó con LA NACION.

 Panorama complicado

Garbarino hoy acumula una deuda cercana a los $10.000 millones con un consorcio de bancos y las principales empresas fabricantes de electrónica y electrodomésticos.

En junio de 2020, la cadena de electrodomésticos pasó a manos del empresario Carlos Rosales, titular del grupo asegurador Prof. Cuando Garbarino se vendió, la cadena contaba con cerca de 200 locales y más de 4000 empleados.

El nombre de Carlos Rosales es más conocido en el ambiente del fútbol que en el mundo de los negocios. Rosales ingresó a la política de San Lorenzo hace 10 años como candidato de la lista de Carlos Di Meglio, que perdió finalmente con Carlos Abdo. Pero desde el año pasado es el protesorero del club de Boedo, cargo al que accedió de la mano de Marcelo Tinelli.

Antes de ingresar a la política de San Lorenzo, tuvo un paso por la política como director provincial de Clubes de Barrio de la Secretaría de Deportes de la provincia de Buenos Aires, durante la gobernación de Daniel Scioli.

Te puede interesar