En EE: UU paseadores de perros ganan más de 100.000 dólares al año

Mundo 25 de enero de 2023
Forman parte de un servicio de paseos caninos en New York. Las claves de un trabajo que crece en algunas ciudades de Estados Unidos.
JUAUPNSUKNA5XPS32UPILALOSU

Bethany Lane, de 35 años, vestía unas mallas negras y una chamarra acolchada cuando un viernes por la tarde paseaba por la calle Bleecker de Manhattan con una manada de tres perros de raza goldendoodle y una bernedoodle llamada Tinkerbelle. Entraron en la tienda Whalebone por unos premios, antes de trotar por el parque del río Hudson y tomarse fotos con varios turistas.

Al cabo de una hora, Lane los llevó a una majestuosa residencia adosada propiedad de una pareja de profesionistas de alrededor de 40 años, a los que les ha ido muy bien en el sector inmobiliario. “Mi trabajo consiste en hacer felices a los perros cuando sus dueños están ocupados. Me enamoro de estos perros. Son como mis bebés”, explicó la joven.


Lane empezó a pasear perros hace 11 años, después de graduarse de la Universidad de Rutgers y mudarse a Nueva York para hacer carrera en la salud pública. “Tenía que pagar el alquiler y los préstamos estudiantiles, así que entré en Craigslist”, cuenta. “Vi que alguien me pagaría por pasear perros. Como soy amante de los animales y estoy obsesionada con los perros, era perfecto”.

Ahora, casi tres años después del inicio de la pandemia, no puede mantener el ritmo de la demanda. Tras subir sus tarifas, a un cliente le cobró 35 dólares por paseo, y aceptar a docenas de clientes nuevos, piensa que pudo haber ganado seis cifras el año pasado.

Tiene tanta confianza en el negocio que el verano pasado se compró una casa de fin de semana en Tuckerton, Nueva Jersey. “Es una casa de tres habitaciones, pero tiene un patio muy bonito y está en la bahía”, explica Lane, que renta un apartamento de dos habitaciones en el barrio de Williamsburg, en Brooklyn, con su pareja de toda la vida. “Puedo ir al restaurante que quiera, cuando quiera. Puedo irme de vacaciones. Soy muy afortunada. Si le hubiera dicho a mi yo más joven que iba a ganarme la vida cuidando perros, nunca lo habría creído”.

Te puede interesar