El tiempo - Tutiempo.net



Milei va por más, ahora seduce a la justicia

El presidente propuso dos candidatos: Ariel Lijo, para reemplazar a la ya jubilada Elena Highton; y a García-Mansilla, para ocupar el cargo que recién dejará en diciembre de este año, Juan Carlos Maqueda.

Nacionales 21 de marzo de 2024 Guadalupe Montero Guadalupe Montero
PoliticaJavierJueces

Maqueda esperaba los 75 años para jubilarse y no pensaba buscar un nuevo acuerdo del Senado para permanecer otros 5 años. Lo que no imaginó es que el Gobierno le negaría el derecho a pretender esa extensión del plazo: el comunicado de Presidencia dice que Maqueda “deberá” jubilarse. El fuerte de Milei no es la cortesía.

¿Qué es lo que busca Milei con las designaciones de Lijo y de García Mansilla?


En primer lugar, cambiar el equilibrio de poder en la Corte. Hasta ahora, Maqueda, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz formaban un bloque y Lorenzetti permanecía aislado. Ahora, con la jubilación de Maqueda, el equilibrio interno cambiará en favor de Lorenzetti, un gran articulador de este desenlace. Lijo es el hijo político de Lorenzetti y ambos estarán en sintonía.

Lorenzetti y Lijo conforman, desde hace muchos años, un tándem con gran predicamento dentro de todo el Poder Judicial. Y Lijo, quizá, es el juez federal penal más poderoso después de María Servino. Tiene un enorme predicamento dentro de todo el Poder Judicial y un dato adicional que es fundamental: sus sólidos contactos políticos con toda la oposición le permitirá alcanzar, sin mayor esfuerzo, los votos suficientes de los senadores.

Por su parte, García-Mansilla, actuante inmerso en el área académica —enseña Derecho Constitucional en la Universidad Austral— es un importante abogado corporate, vinculado al mundo empresario y se especializó en el sector de los hidrocarburos. Pero, además, es muy cercano al Opus Dei, es conservador y antiabortista.

Milei dice en el comunicado que busca reforzar el perfil liberal de la justicia. Y, para ello, dio tres señales: primero, soslayó la posibilidad de elegir a una mujer, en abierto desafío a los sectores progresistas; segundo, buscó la ayuda de Lijo para que, junto con Lorenzetti, equilibren el poder de la Corte y construyan apoyos dentro del Poder Judicial y, tercero, con la elección de García Mansilla da una señal positiva a la Iglesia y al establishment empresario.

Te puede interesar
Lo más visto