¡Israel venció al coronavirus! Vacunó a toda su población en tiempo récord

Mundo 19 de abril de 2021
El país comienza a recobrar la rutina tras una exitosa campaña de inmunización.
israel

Israel ha virtualmente vencido su batalla contra el coronavirus. Ahora, el mundo debe ganar la guerra.

La frase retumba en los pasillos de los centros sanitarios de ese país. Tras más un año de restricciones y una campaña de vacunación que logró inmunizar en tiempo récord al 60% de su población, los israelíes podrán permanecer sin barbijo desde este domingo en lugares al aire libre. Y además los chicos volverán a clases sin burbujas, como antes de la pandemia.

Los números sorprenden al mundo entero: el país se encamina a una inmunidad colectiva y los contagios son menos de 200 por día. La positividad de los test se ubica ya en el 0,3%.

“Como país estamos cerca de vencer al coronavirus porque los números de contagio son muy bajos, la mortalidad ha disminuido al mínimo y la población está mayormente inmunizada”, dijo a TN.com.ar el director ejecutivo de Hospital Hadassah Internacional de Jerusalén, Jorge Diener.

Y precisó: “Hay ciudades donde prácticamente la inmunización es completa. Israel está cerca de vencer al coronavirus localmente, pero vivimos en un planeta globalizado e interconectado y hasta que el mundo entero no logre terminar con el COVID-19 y no veamos qué pasa con variantes que pueden seguir apareciendo, no podemos cantar victoria. Es una batalla que en Israel hemos ganado. La guerra todavía hay que ganarla en el mundo entero”.

Un plan integral y estratégico

En el peor momento de la pandemia, Israel llevó adelante, en distintas etapas, severos confinamientos y restricciones de la movilidad para sus 9 millones de habitantes. Cerró su economía, suspendió el turismo internacional y las clases presenciales en las escuelas e impuso fuertes trabas al comercio no esencial, como bares, restaurantes y salones de eventos. Además decretó la obligatoriedad del uso del barbijo al aire libre.

Diener, que emigró desde Argentina a Israel hace 20 años, explicó que “básicamente se logró dominar la pandemia por un proceso de vacunación que empezó en diciembre y se manejó de forma muy intensa, pero también por una política de confinamiento y medidas que se fueron liberando a medida que la vacunación empezó a tener un efecto importante en la cantidad de gente inmunizada”.

La compra de dosis de Pfizer suficientes para inmunizar a gran parte de la población se debió a una política agresiva y temprana del país. Esto permitió comenzar antes que nadie ese proceso. “Israel entró en campaña de vacunación en una tercera ola y se mantuvieron todas las medidas de confinamiento mientras se iba vacunando para evitar que el contagio volviera a subir”, indicó el especialista.

Por una parte hubo una confianza muy grande en la vacuna, generada por una comunicación social muy importante y por otro lado por el estímulo a los más jóvenes a que se inmunizaran a través de actividades que se reabrieron solo para vacunados”, a los que se les entrego un pase verde, contó el director del hospital.

Cómo fue la campaña

Julieta Werthein es la directora del distrito Tel Aviv de Macabi Balfour, una de las obras sociales más grandes del país con 2,5 millones de afiliados. En diálogo con TN.com.ar, dijo que Israel “logró vacunar a 5.340.000 personas (casi el 60% de la población) con la primera dosis y 4.600.000 con la segunda (51%)”.

“La clave fue vacunar de 07.00 a 12.00 o 01.00, algunos días 24 horas, organizando, mandando SMS, o llamando por teléfono a uno por uno”, comentó la emergentóloga argentina y directora internacional del centro médico SALUS.

Y añadió: “Se abrieron drive thru para acelerar el proceso y que la espera sea en los vehículos. También se organizaron centros de vacunación con formato de hospital de campaña. El proceso de vacunación comenzó a finales de diciembre y se llegaron a vacunar 55.000 personas por día”.

Cómo es la vida hoy en Israel

Con seis de cada 10 habitantes inmunizados contra el COVID-19, Israel permite en la actualidad prácticamente todo tipo de actividad, con muchas medidas preventivas en ciertos lugares, dijo Diener.

“Hay sitios que son solo para vacunados, que deben presentar un pase verde, por ejemplo dentro de un restaurante, una sala de conciertos o lugares para 50, 100 o 200 personas”, indicó.

Y añadió: “En general, la actividad está retornando a una normalidad con este nuevo elemento que es el tema preventivo y teniendo en cuenta que dos tercios de la población han sido vacunados y el 70 por ciento de ese tercio que queda son menores de 16 años”. Se trata de un segmento etario que aún no se han podido inmunizar porque la vacuna no está autorizada para menores de 16.

“Probablemente en mayo se puedan vacunar a los adolescentes de 12 a 16. Y más adelante, si se autoriza, se podrá a fin de año vacunar a los niños y llegar prácticamente al 90 porciento de la población vacunada”, afirmó.

A su vez, Werthein graficó: “Hoy la vida en Israel es un placer. Ha abierto todo. Desde este domingo se deja de usar el cubrebocas en lugares abiertos. Los restaurants, teatros, todas las actividades están en funcionamiento con pase verde. El jueves fue el día de la independencia y la playa de Tel Aviv estaba llena de gente mirando el desfile de aviones”, comentó.

Julieta Werthein, emergentóloga argentina que vive en IsraelHoy la vida en Israel es un placer
La especialista, que vive en Israel desde hace 12 años, se mostró confiada en el futuro: “Pareciera que estamos llegando a la inmunidad de rebaño después de un año y medio muy duro. Esperemos que realmente hayamos vencido”, afirmó.

La población, en tanto, respira aliviada. Leon Szajman, un reportero gráfico argentino radicado hace dos años en Israel, dijo a este sitio: “El país pasó por un año de aislamiento real y las consecuencias fueron abrumadoras tanto social como económicamente”.

“Sin embargo, hoy día disfrutamos de paseos, encuentros familiares, reunirnos con amigos y volver a la vida social y laboral siguiendo pautas sanitarias y teniendo cautela porque aun el COVID no ha sido erradicado y mucho menos vencido en el mundo”, indicó.

Y concluyó: “El pueblo judío, en momentos de mayor tensión, saca una sonrisa y dice Lejaim (por la vida)! Salud”.

Te puede interesar