Operativo elecciones: El Ejecutivo apuesta fuerte la reactivación del consumo para que cambie el humor social

Economía 22 de junio de 2021
Estas son las cinco medidas económicas que el Gobierno prepara para el segundo semestre.
politica-martin guzman economia

A cinco meses de las elecciones de medio término, en las que se renovarán parte del Congreso de la Nación, legisladores provinciales y concejos deliberantes de todo el país, el Gobierno ya puso en marcha una serie de medidas de apoyo económico y de refuerzo de los ingresos de las familias, tanto de los sectores vulnerables como de la clase media, que buscan revertir el malhumor social, repuntar el consumo y así apuntalar las chances oficiales en las legislativas de noviembre. 

El coctel elegido por el oficialismo tiene cinco ejes definidos: dinero en el bolsillo de la población que reactive el consumo; controles de precios para que la inflación no se lleve esa aunque ínfima mejora en el salario real; más obra pública para impulsar el empleo; dólar sin sobresaltos y tarifas de servicios públicos planchadas tras los aumentos de un dígito. que se dieron en mayo y junio.

El primer ingrediente al que apuesta el Gobierno es la mejora en los ingresos de una porción de la clase media que pagaba hasta junio el impuesto a las Ganancias, y aliviar a los monotributistas. Con el arranque del segundo semestre, se sumarán, unos $50.000 millones para quienes dejan de pagar por el nuevo piso de Ganancias y por la devolución en cinco cuotas de los montos cobrados antes de la reforma.

Solo en julio, ese reintegro representará unos $14.000 millones volcados al bolsillo de algo más de 1,2 millón de trabajadores en relación de dependencia y jubilados y pensionados. Esa cifra se reforzará además por el medio aguinaldo, que se cobra hasta el 30 de junio, y que implica unos $300.000 millones.

En tanto, los nuevos cambios en el Monotributo, cuyo proyecto ya tiene dictamen de comisión y se espera sea tratado esta semana en Diputados, elevan las escalas de facturación y mantienen vigentes las cuotas a pagar, por lo que permitirán que este segmento tenga un alivio de $22.000 millones, según estimaciones de la AFIP.

Esas dos medidas son los pilares para dinamizar el consumo, que arrastra tres años de caída de la mano de la pérdida del poder adquisitivo de los salarios. En los primeros cinco meses del año, el consumo privado acumuló una baja del 14% interanual, según la consultora Focus Market. Su reactivación es clave para que vuelvan los números positivos de la actividad económica, que se evidenciaron en el primer trimestre, pero que se frenaron desde mediados de abril con la escalada de los precios y las restricciones sanitarias más duras.

Hasta el momento, el gasto para aliviar los efectos de las restricciones por la pandemia ascienden a $480.000 millones, lo que equivale al 1,3% del PBI pero es menos de la mitad de lo el Gobierno destinó en 2020. Este año, sin IFE ni ATP, las asistencias se focalizaron en empresas y monotributistas más afectados (a través del Repro II) y en planes sociales. Hubo un bono de $15.000 para los beneficiarios de AUH a fines de abril y la ampliación de la tarjeta Alimentar.

En ese marco, se estudia un nuevo bono extraordinario para los haberes jubilatorios por debajo de $31.000, que se abonaría en dos cuotas, en julio y agosto. Para ese segmento así como para los titulares de AUH también se decidió prorrogar el reintegro de 15% por las compras con tarjeta de débito que realicen. Por otra parte, se definió un refuerzo de $6000 por única vez para Potenciar Trabajo, el plan con el que se busca inserción laboral de casi un millón de personas.

Tras el intento de principios de año de alinear precios y salarios a la meta del 29%, el gabinete económico insiste en que los sueldos le ganarán a la inflación. (Foto: Presidencia)
El otro foco oficial está puesto en la inflación, que en solo 5 meses acumuló casi 22%, más de dos tercios de la pauta anual estimada por el Presupuesto. Para “proteger que la mejora en el bolsillo” de nuevas alzas en los precios, el Gobierno apostó a congelar precios hasta las elecciones de productos esenciales (con el plan Súper Cerca), y con los insumos para la construcción. A la vez, este martes se espera el anuncio de un programa con carne vacuna con valores congelados hasta fin de año.

Un tercer eje pasa por la obra pública: reparación y construcción de rutas y autopistas en todo el país, terminación de viviendas de los programas Procrear y de distintas provincias como principales impulsores del empleo y la reactivación. El ministro de Economía, Martín Guzmán, se lo dijo la semana pasada a los empresarios del Cicyp, en estos términos: “Queremos seguir el sendero para que el Estado tenga el rol de contribuir a la recuperación y reducir el déficit fiscal. Habíamos presupuestado más expansión fiscal en tercer y cuarto trimestre del año desde el punto de vista del gasto, sobre todo en obra pública para apuntalar la recuperación económica”.

Los otros dos ejes del plan para reactivar la economía y cambiar el humor social son un dólar calmo y tarifas sin nuevas actualizaciones, al menos hasta después del turno electoral. Son anclas que, sin la decisión política de plancharlas, hubieran profundizado la escalada inflacionaria, aseguran desde el Gabinete.

    En lo que va del año, el dólar oficial se incrementó 12,3%, muy por debajo de los precios. Tras subir en línea con la inflación en 2020 y preservar gran parte de la competitividad ganada en los anteriores dos años, el Banco Central redujo fuerte la tasa de depreciación del peso. Para la consultora Ecolatina, entre marzo y mediados de este mes, el dólar avanzó 6% contra una inflación que acumularía 16% en el mismo lapso. Y alertó sobre las posibles presiones cambiarias que pueden darse tras las elecciones legislativas.

Sobre las tarifas de los servicios públicos, el secretario de Energía, Darío Martínez, reafirmó en los últimos días que no habrá más subas este año y que se continuará avanzando en el esquema de segmentación por ingresos para definir los nuevos cuadros a futuro. El valor de la energía eléctrica para los usuarios del AMBA se encareció 9% desde el mayo, en medio de una pelea interna entre el kirchnerismo y Guzmán. En tanto, desde inicios de junio. las tarifas de gas de todo el país se aumentaron 7%. Por último, los combustibles subieron un 15% promedio, en tres tramos, entre marzo y mayo.

Te puede interesar