El Vaticano prohibió a las "Carmelitas Descalzas" involucrarse con la Virgen del Cerro

Actualidad 28 de abril de 2022
El conflicto entre el Arzobispado de Salta y las Hermanas Carmelitas Descalzas del Convento San Bernardo cobró un nuevo capítulo, luego de que el Vaticano advirtiera a las monjas sobre el incumplimiento a las normas monásticas y el involucramiento a un apostolado no autorizado, en relación a las actividades vinculadas con la Virgen del Cerro.
virgen del cerro
El Vaticano prohibió a las "Carmelitas Descalzas involucrarse con la Virgen del Cerro

El arzobispado de Salta difundió ayer un comunicado con las indicaciones emanadas por la Congregación para la Vida Religiosa y Sociedades de Vida Apostólica. Entre esas indicaciones, se les recuerda a las religiosas que, si bien gozan de autonomía, están "bajo la vigilancia del obispo diocesano cuya autoridad y acción están establecidas por el derecho" y se les pide no involucrarse en actividades de apostolado como la que se ha generado en torno a una devoción mariana, hasta tanto "el obispo del lugar, o a través de él a la competente Congregación de la Sede Apostólica discernir su veracidad y autorizar las prácticas de culto en este contexto", aludiendo a las actividades de la Virgen del Cerro y las vinculaciones con  la que denominaron "vidente", la Sra. María Livia Galiano de Obeid.

Además, les recordaron que están obligadas "a la estricta observancia" de las normas y se les objeta que hayan "implicado" al monasterio en una iniciativa que va en "contra la voluntad del obispo y de los sacerdotes de la diócesis, que lleva a una división de la comunidad de la Iglesia local y a conflictos". 

"La comunidad de las Carmelitas Descalzas de Salta debe vivir plenamente el carisma carmelita, no una obra que en consecuencia lleva a situaciones de tensión", sostienen en el comunicado.

"Hermana, sí te creo"

Desde organizaciones feministas y de derechos humanos convocaron para el martes a las 17, a un abrazo simbólico al Convento San Bernardo en apoyo a las monjas y bajo el lema #hermanasitecreo, luego de que prácticamente fueran ignorados sus planteos por parte de las autoridades eclesiales. 

Las monjas acusan al arzobispo de hostigarlas desde hace más de 20 años, a través de agresiones verbales y amenazas, como decirles que el convento podría ser intervenido y ellas podrían perder su casa. Cabe recordar que, en Semana Santa, la cabeza de la Pastoral Católica salteña lamentó que: "Hoy tenemos la tentación de identificarnos con determinados colectivos", en alusión a la denuncia de las hermanas para visibilizar el sufrimiento vivido. No resulta un detalle menor el silencio de organismos oficiales especializados en género que, consultadas por la situación, argumentaron que no se trataría de su competencia.

Te puede interesar