Empresarios argentinos quieren demandar a Nadal por millones de dólares

Deportes 27 de julio de 2022
Tenían un acuerdo para traer al tenista a la Argentina vía su manager, Carlos Costa, quien a última hora hizo caer el contrato para cerrar con otro organizador que le anticipó una suma millonaria. Accionarán contra el de Mallorca y su madre, quien maneja sus derechos de imagen.
deportes tenis nadal
Empresarios argentinos quieren demandar a Nadal por millones de dólares

Dos empresarios argentinos impulsaron un litigio judicial que incluso podría llegar a una instancia penal contra Rafael Nadal, a quien le reclaman 10 millones de dólares como compensanción por la falta de cumplimiento de un acuerdo para realizar una exhibición en la Argentina que había sido debidamente firmado con el manager del tenista nacido en Manacor y ganador de 22 títulos de Grand Slam, el también español Carlos Costa.

La trama de esta historia comenzó en marzo de 2022, con la homologación del mencionado contrato para la visita de “Rafa” a la Argentina en el marco de su gira por Sudamérica, termina de la peor manera para los empresarios argentinos Lisandro Borges y Arturo Alacahan, quienes lamentan la acción judicial contra el español como consecuencia del mal manejo de su manager pero, explican: “Hacerle juicio al que a mi entender es el mejor deportista de la historia, que además es más bueno que nadie, no me causa gracia, pero la verdad es que su manager es un sinvergüenza y cuando alguien te genera tanto daño como nos ha generado este señor, no tenemos más alternativa que hacer esto”.

Así comenzó la historia que terminó en carta documento de empresarios argentinos contra Rafael Nadal
Lisandro Borges, uno de los empresarios argentinos involucrados en la negociación que quedó trunca, contó lo ocurrido en diálogo con TN. “A mí un día me llama Nicolás Lapentti, extenista y organizador de eventos, porque había negociado llevar a Nadal a Ecuador, también que su hermano Giovanni lo lleve a México, y había una fecha en Chicago, pero necesitaban una cuarta fecha porque Nadal por menos de cuatro fechas no venía a hacer la gira por la que se pagarían 2.5 millones de euros cada fecha. Por menos de 10 millones, no venía a hacer la gira”.

“Firmamos el contrato y nos pusimos a trabajar. A los 20 días de haber firmado nos llamó Carlos Costa, el manager de Nadal, diciéndonos que se cayó la fecha de Chicago, que hasta diciembre no podía confirmar la disponibilidad del estadio pretendido, con lo cual no podíamos estar todos esperando a septiembre para salir a vender y a comunicar”.

“Ahí nos dijo que había que hacer una adenda (NdR: la adenda es usada en contratos de adhesión para realizar modificaciones o agregar detalles específicos como por ejemplo, cambiar la fecha o agregar detalles sobre la entrega de bienes, fijación de precios, etc.) donde si hasta el 31 de mayo no conseguíamos una cuarta fecha dábamos de baja los contratos y él se quedaba con la potestad de decir si lo hacíamos con tres fechas, teniendo en cuenta que no aparecía la cuarta. Él quería mínimo cuatro y máximo, cinco fechas”.

    
Acuerdo alcanzado

“Llegamos a ese acuardo, creamos un grupo de Whatsapp y todos empezamos a trabajar, lo que fue una locura, porque en definitiva, los Lapentti y yo trabajamos para Nadal buscándole una fecha, es un problema de él si hay o no una cuarta fecha que, de no existir, también nos perjudicaba a nosotros. Entonces todos nos pusimos a trabajar, pero dejemos eso de lado: nosotros en la Argentina empezamos a mover todos nuestros recursos, visitamos empresas, hablamos con el periodismo y con la política porque un evento así, de dos millones y medio de euros, si la política no te ayuda y la marca país no te ayuda no hay ninguna posibilidad de hacerlo”.

“También reservamos el Parque Roca, todo lo que se te pueda ocurrir que tenés que hacer para organizar un evento de semejante magnitud, lo empezamos a hacer tanto nosotros en la Argentina como los Lapentti en México y en Ecuador. Nos cansamos de hacer reuniones con promotores que, a dos millones y medio de euros nadie quería hacerlo, y el contrato se vencía el 31 de mayo, pero seguimos trabajando porque se venció desde lo formal, pero nosotros teníamos un acuerdo más allá de lo contractual donde seguíamos trabajando y buscando la cuarta fecha”.

Te puede interesar