Departamentos en pozo: ¿Cómo evitar ser engañados?

Opinión 09 de noviembre de 2022 Por Guada Montero
La abogada consumerista, Julia Arias, resaltó en Salta + Iva sobre los aspectos fundamentales a tener en cuenta a la hora de invertir en un inmueble para evitar ser estafados.
salta mas iva julia
Julia Elena Arias, abogada consumerista.

El deseo de tener la casa o el departamento propio es el objetivo y sueño de la mayoría de las personas. Entre las distintas alternativas que ofrece el mercado inmobiliario para llegar a ese anhelo está la posibilidad de adquirir una propiedad usada con años de construcción, o a estrenar, o también comprar en pozo.

En este último caso, para saber si el proyecto es confiable, Luis "Gordo" Puló y Cecilia Torres entrevistaron en Salta + Iva por FM Identidad 103.3 a la abogada consumerista, Julia Elena Arias, advirtió que la mayoría de los consumidores cuando invierten en la compra de un inmueble en una empresa determinada no saben que se trata de una compra "de pozo" o fideicomiso al costo.

Básicamente, Arias explicó en Salta + Iva que un fideicomiso es como una sociedad, solo que para cumplir un determinado objeto y con las pautas bien descriptas en el contrato. Cada contrato de fideicomiso es diferente, no hay estándares.

Tanto al firmar un contrato de fideicomiso como un boleto de compraventa, hay varias precauciones para comprar un inmueble. Hay tantos fideicomisos como contratos, varían mucho según las cláusulas, pero en general, en un fideicomiso de construcción el fiduciario (quien administra) adquiere un terreno sobre el cual se compromete a realizar la obra y, al terminarse, adjudicarla a nombre de los compradores (o beneficiarios) mediante la escritura de dominio.

La profesional aconsejó que siempre al momento de la firma para la compra de una propiedad en pozo debe solicitarse toda la documentación del vendedor, ya sea si es un desarrollador o una constructora quien tendrá la personería jurídica que comercializará. También es fundamental el plano aprobado del proyecto, que demostrará que está todo en condiciones para encarar con la construcción.

Mencionó, que es importante tener en cuenta la trayectoria: las obras terminadas, el contacto de los inversores o algún comprador de alguno de sus proyectos para así tener referencias, ya que cuando uno compra el proyecto compra algo más: la confianza.

La profesional sugirió que para evitar problemas  es fundamental saber cómo es la estructura legal del proyecto. Es determinante aclarar si es la sociedad constructora la que vende o si habrá un intermediario, o si se diferenciará quien realizará la obra y quien comercializará: “Si se establece un fideicomiso, se debe firmar un documento de adhesión al mismo, en donde el que compra asume el carácter de adherente beneficiario. También se realizará un boleto de compraventa”, subrayó Arias en Salta + Iva. 

Para más información visita su estudio jurídico virtual en el siguiente link: https://www.instagram.com/juliaelenaarias10/ 

Te puede interesar