Secuelas neurológicas del coronavirus: por qué afectan a 1 de cada 3 contagiados

Actualidad 06 de junio de 2021
Ricardo Allegri, Jefe de Neurología Cognitiva y Neuropsiquiatría del Instituto Fleni, acerca de las secuelas del coronavirus.
RICARDI ALLEGRI NEUROLOGO
RICARDO ALLEGRI NEUROLOGO

Una de cada tres personas que superan la infección por coronavirus tienen al menos un diagnóstico por problemas neurológicos o psiquiátricos en los seis meses posteriores a la enfermedad, según el mayor estudio realizado hasta ahora que analizó historias clínicas de pacientes recuperados de Covid-19.

La ansiedad (17%) y alteraciones del humor (14%) son los diagnósticos más frecuentes, según el estudio publicado en abril pasado por la revista especializada The Lancet Psychiatry.

 
Para ahondar acerca de esta situación, el equipo de Cada Mañana dialogó con Ricardo Allegri, Jefe de Neurología Cognitiva y Neuropsiquiatría del Instituto Fleni e investigador del CONICET.


“Nosotros trabajamos en esto desde mitad del año pasado, con el antecedente de otras enfermedades. Se empezaron a ver las complicaciones neurológicas en el episodio agudo, que aparecían durante la internación“, señaló Allegri.

En tal sentido, manifestó que “lo que empieza a aparecer son los trastornos a largo plazo”. “Se dividen en síntomas y diagnósticos: el 63% de los pacientes a largo plazo tienen fatiga y debilidad muscular. El virus es neurotrópico, llega al sistema nervioso y mucha de esta sintomatología tiene que ver con el virus”, añadió el especialista.

Por otra parte, apuntó a la durabilidad de estas secuelas: “La mayoría de los síntomas son transitorios aunque dependerá mucho del cuadro del paciente. Aquellos que estuvieron en terapia intensiva durante el episodio agudo, el impacto del cuadro neurológico o psiquiátrico es mayor”.

“La pandemia y la cuarentena impactan sobre nuestra salud mental, pero acá se está hablando específicamente sobre lo neurológico, el impacto sobre el cerebro del virus o lo que produce el virus”, destacó.

Y concluyó: “La pérdida del olfato y del gusto son del entorno neurológico. La mayoría de las personas suele recuperarse de esos dos síntomas, aunque no todos. Es como todo en el sistema nervioso, hay grados de leve a severo. La gran preocupación de esto es lo que queda a largo plazo y el actuar tempranamente”.

Te puede interesar